¿Y esto de qué va?

Este es un blog donde iré escribiendo todos aquellos poemas mios, los que tengo y los que se me ocurran, así como algunos de mis poetas favoritos.

jueves, 13 de junio de 2013

Mi dulce tortura

Nunca imaginé esto. Tan pronto estoy arriba como me desplomó de rabia y de impotencia. Nunca creí que pudiera sentirlo de nuevo. De nuevo ese dolor pero esta vez mucho más intenso que nunca. El dolor de perder a alguien pero especialmente el dolor al ser consciente de que cada vez estás más lejos y no puedo retenerte a mi lado. No puedo hacerlo porque te amo demasiado, por eso solo puede resignarme y esperar a que te alejes del todo o aferrarme con todas mis fuerzas a ti hasta que ya no puedas más, hasta que todo sea insostenible. ¿Acaso no lo es ya?. ¿Acaso todavía hay esperanzas?. Esto va de mal en peor y lo peor es que tu eres mi dulce tortura, tan pronto me añoras y me abrazas como me demuestras tu más absoluta pasividad e incluso llegas a ignorarme. Y eso duele más que cualquier cosa y solo me hace plantearme una y otra si de verdad aún me quieres. Ha pasado tanto tiempo desde aquel primer beso, tantas discusiones desde entonces han hecho mella en nuestro amor, tanto rencor,...Soy tan dependiente de ti y de lo nuestro. A veces bipolar, tan pronto dulce y tierna y de pronto venenosa y egoísta. He sufrido tanto que merezco ser feliz pero tal vez tú has sufrido aún más y merezcas a alguien mejor que yo. No lo sé el tiempo lo dirá todo

sábado, 16 de febrero de 2013

y aquella rosa escondía un te quiero

Y aquella rosa escondía un te quiero. Recuerdo que fue una noche mágica como no había habido otra en mucho tiempo. Fue especial. Sonará tal vez estúpido pero fue demasiado perfecta. O tal vez es porque estabas tú conmigo. No lo sé. Era 14 de febrero, hasta el día ya solo con nombrarlo sonaba mágico.
Paseamos cogidos de la mano a pesar de que no eramos novios, mezclándonos con otras parejas. Tú me gustabas y cuánto. Fueron días de comerme demasiado la cabeza. La noche era fría, lógico aún era invierno, 14 de febrero como ya he mencionado. Entonces de repente me besaste, me pediste que cerrara los ojos y pusiste en mis manos una rosa roja. Me emocioné. No me salían las palabras. Nunca una noche había sido tan especial. Nunca antes nadie me había regalado una rosa. En aquel momento no relacioné los hechos. No fui consciente de que aquella rosa escondía un te quiero. Aquel día empezó nuestra historia. Nuestro mágico cuento.

viernes, 7 de diciembre de 2012

7-12-10

Hoy lo vuelvo a recordar. Vuelvo a recordar ese día. Aquel que cambió mi vida para siempre. Aquel juego que empezó siendo un "calienta narices" pero terminó siendo el beso más especial del mundo. El beso más dulce. El más inesperado y esperado a un mismo tiempo. El tiempo se me hizo eterno. Nunca había deseado con tantas ganas, con tanta fuerza que alguien me besara. Tú eras, y sigues siendo, mi más deseada tentación. Mi más dulce anhelo. Recuerdo la de veces que me imaginé besándote y aún así nunca fui capaz de reunir las fuerzas suficientes para dejar atrás mis temores por muy mínimos que estos fueran. Y cosas de la vida, te conseguí, caí en esa tentación, finalmente no pude huir de ti ni de tu mirada, ni de tu sonrisa ni de nada de lo tuyo. Y me enamoré de ti, lo mejor que me ha pasado en está vida. Lo hice de una forma casi inconsciente pero plena, algo que nunca me había sucedido antes. Así empezaste a ser vital en mi vida. Algo como comer o respirar. No, algo aún más importante que eso. Mi razón para seguir. Hoy, dos años después, lo vuelvo a recordar.

martes, 10 de julio de 2012

tu sonrisa


Tu sonrisa es capaz de pintar
mi vida de colores, de hacerme
olvidar todo lo malo.

Una sonrisa que enamora,
una sonrisa que obra milagros
solo dignos de dioses.

Una sonrisa blanca, transparente,
brillante, dulce, angelical, tierna.
Una sonrisa amable, amistosa,
suave, eterna.

Por una sonrisa un mundo,
por una mirada un cielo,
¿y por un beso?...

lo daría todo por un beso.

miércoles, 4 de julio de 2012

Comprenderlo

Mirarte y sentir que lo tengo todo. Besarte y comprenderlo. Comprender que tú eres la felicidad. La razón de mi ser. Sentirte y darme cuenta de que somos uno. De que solo quiero hacerte feliz. De que mi felicidad es la tuya. Comprenderlo. Comprender que soy feliz solo cuando tú también lo eres. Sonreír al besarte. Pensar que esta historia es solo nuestra. Que solo somos tú y yo. Sonreír al recordarte, al pensar en cada una de las veces que me has hecho tuya. En cada uno de los sitios donde me he entregado a tí. Sonreír al pensarte conmigo, al imaginar tu recuerdo, al recordar tus besos.


viernes, 15 de junio de 2012

TE QUIERO

te quiero al amanecer
te quiero al despertar
te quiero cuando comes chocolate
te quiero enfadado
te quiero contento
te quiero cuando ries
te quiero cuando lloras
te quiero asustado
te quiero excitado
te quiero cuando te siento
te quiero cuando te abrazo
te quiero cuando te beso
y también cuando me besas
te quiero de noche
te quiero de día
te quiero de colores
te quiero blanco y negro
te quiero mojado
te quiero recién despierto.

TE QUIERO porque te quiero.

TE QUIERO